¡Acompáñame a conocer las riquezas culturales e históricas de México! Los recorridos turísticos que ofrezco están diseñados para los amantes de la historia, gastronomía y cultura mexicana. Conoce los mejores museos, las zonas arqueológicas más impresionantes y los templos novohispanos más deslumbrantes. Posiblemente prefieras caminar por las antiguas calles de México y Puebla conociendo sus secretos mejores guardados.

Tlatelolco, ¿el lugar de las tragedias?

Hay mucho que ver y conocer en Tlatelolco, uno de los lugares de la Ciudad de México con mayor cantidad de historia y cultura.

3 junio, 2019/blog

Plaza de las Tres Culturas, Tlatelolco.

Al caminar unos pasos uno pasa de estructuras prehispánicas del siglo XV a conventos y templos católicos del siglo XVI. Recordemos que Tlatelolco proviene de la palabra náhua Xaltilolco, que significa “el montículo redondo de arena”. Dicha ciudad fue fundada por un grupo de mexicas en el año de 1337 en un islote ubicado al norte de Tenochtitlán la cual fue fundada en 1325, posiblemente un 13 de abril. Se comenta que las deidades les dieron dos regalos a dos grupos mexicas para que decidieran con cual quedarse, uno de los cuales fue una cuenta de jade y el otro dos trozos de madera para hacer el fuego. Los mexicas tenochcas eligieron este último objeto, el cual representaba la guerra sagrada, mientras que los mexicas xaltilolcas eligieron el jade que representaba las riquezas y el auge económico, características por la que sería célebre Tlatelolco años después. Un nombre poco conocido de este lugar es Oceloapan, que significa el lugar de las aguas del jaguar. Recordemos que el emblema de Tlatelolco fue el jaguar, el ocelote, mientras que Tenochtitlán tomó el águila, animales que representan respectivamente la noche y el día. Las obras arqueológicas empezaron en este sitio en el año de 1944 cuando Robert Barlow y Antonieta Espejo realizaron 18 pozos estratigráficos enfrente del antiguo templo de Santiago Apostol, encontrado material de tezontle y cantera propio del gigantesco templo mayor de dicho señorío. Años más tarde tomaría la estafeta Francisco González Rul y Eduardo Matos Moctezuma en la década de los sesenta, este último encontrado más de 100 entierros de individuos masculinos al parecer procedentes de Cotaxtla. Esto se sabe gracias a los estudios de las osamentas y otras modificaciones corporales propias de los pueblos de dicha región. Al parecer todo lo que fue el recinto ceremonial de Tlatelolco estaba repleto de osamentas de las diferentes tragedias que afectaron a dicha población. Por ejemplo Antonieta Espejo encontró más de 10,000 entierros, la gran mayoría perteneciente a la época prehispánica, mientras que Salvador Guilliem ha encontrado en el gran basamento, estructura ubicada al norte del templo mayor dedicada para albergar reuniones de las élites militares, más de 180 osamentas que al parecer pertenecieron a una fosa común, posiblemente realizada para enterrar los cuerpos de una epidemia de cólera en el siglo XIX.

Entierros del patio sur de la zona arqueológica en 1964

Cabe mencionar que Tlatelolco ha vivido grandes momentos de angustia, de violencia, de tristeza durante el tiempo precolombino y durante el Virreinato, incluso durante el mismo siglo XX. El primero de estos momentos trágicos fue la gran hambruna que asoló el valle de México entre 1450 y 1454 debido a heladas que afectaron los cultivos. Murieron muchas personas, y otras emigraron a la región tropical de totonacapan, ubicada en el actual estado de Veracruz. Incluso vendían sus hijos a los comerciantes totonacas para salvarlos y obtener a manera de pago un poco de alimento. El segundo momento trágico fue la guerra que se dio entre las ciudades gemelas en el año de 1473 cuando reinaba el Huey Tlahtoani Axacayatl. Se comenta que todo empezó porque el gobernante tlatelolca llamado Moquihuix estaba casado con una hermana del Huey Tlahtoani de Tenochtitlán, a la cual maltrataba y la hacía dormir en la tierra debido a que “era de pocas carnes y con un horrible aliento”. Al enterarse de esto, su hermano Axayacatl le declaró la guerra conquistando Tlatelolco en su solo día. Moquihuix, el último gobernante independiente de dicha ciudad se tuvo que refugiar en el Templo Mayor con sus guerreros de confianza y sus enanos. Existen dos versiones de su final, el primero que fue derrotado y asesinado por el mismo Axayacatl, la otra que viendo el desafortunado destino que le esperaba a él y a su pueblo, se arrojó desde la estructura de más de 45 metros de alto para quitarse la vida. A partir de dicho año Tlatelolco sería una súbdita de Tenochtitlan. El tercer evento fue el sitio que sufrieron Tlatelolco y Tenochtitlán en 1521 por las fuerzas europeas de Hernán Cortés las cuales rondaban entre los 900 y 1000 hombres y los miles de aliados indígenas que apoyaron su proyecto, entre ellos destacaron los acolhuas de Tezcuco, los chalcas, tlaxcaltecas, otomíes y huexotzingas. Este hecho marcó el destino de los 150,000 habitantes estimados de ambas ciudades, quienes tristemente murieron por enfermedades o por los combates diarios que se llevaban a cabo las calles y las acequias de las que antes fueron los señoríos más poderosos del Anáhuac. El sitio empezó desde junio de 1521 y terminó el 13 de agosto, día de San Hipólito, del mismo año. Durante los últimos cuarenta y tres días de combates Cuauhtémoc el joven abuelo de los mexicanos y quien dirigía la resistencia pidió el apoyo de los tlatelolcas para mover su centro de operaciones a su ciudad, como también para que sus guerreros se integraran a la lucha, propuesta que aceptaron. Recordemos que Cuauhtémoc fue hijo de Ahuízotl, gobernante mexica y de una de las hijas de Moquihuix, por lo que estaban emparentado con las dos familias reinantes. Por lo tanto Cuauhtémoc estableció su centro operaciones desde el templo del barrio de Yacacolco, en las proximidades del actual Tepito. Después de más de 73 días de combate Cuauhtémoc sería capturado en su canoa, cuando buscaba seguir el combate fuera de las ciudades islas. Todos estos eventos dejaron gran mortandad entre la población tlatelolca, osamentas que han sido descubiertas poco a poco, en los más de 84 años que los arqueólogos han excavado lo que fuera el recinto sagrado de Tlatelolco.

La muerte de Moquihuix de acuerdo al Códice Mendoza.

Aunado a esto y para finalizar este breve texto habría que agregar la matanza de estudiantes el 2 de octubre de 1968 y el sismo del 19 de octubre de 1985 cuando se afectaron muchas estructuras del conjunto habitacional Tlatelolco-Nonoalco, derrumbándose completamente el edificio Nuevo León. Pese a todos estos momentos difíciles, Tlatelolco y sus habitantes siguen forjando su futuro, orgullosos de su pasado y de la historia que llevan sobre sus espaldas. Enrique Ortiz

Comentarios (1)

  • Grace / 5 junio, 2019 / Responder

    Excelente, gracias.Toda la historia de nuestro entorno.☕📖

Agregar comentario