¡Acompáñame a conocer las riquezas culturales e históricas de México! Los recorridos turísticos que ofrezco están diseñados para los amantes de la historia, gastronomía y cultura mexicana. Conoce los mejores museos, las zonas arqueológicas más impresionantes y los templos novohispanos más deslumbrantes. Posiblemente prefieras caminar por las antiguas calles de México y Puebla conociendo sus secretos mejores guardados.

Lambrines, Cristos y Arzobispos: la primitiva catedral de la Ciudad de México

En sus inicios, la primitiva catedral destacó por su sobriedad, sin embargo cuando se realizó el tercer Concilio Provincial Mexicano en 1585 fue remozada en gran medida.

24 junio, 2019/blog

Portada de la primitiva catedral de la Ciudad de México.

Mucha personas son las que se maravillan al observar la Catedral Metropolitana de la Ciudad de Mexico, construcción ubicada al norte de la Plaza de la Constitución. Sus gigantescas torres de 65 metros de alto son un referente para todo el centro histórico, sin embargo no siempre fue así. Hace más de 400 años existió otra catedral, la primera que se construiría en la Ciudad de México, de dimensiones modestas, con techo de doble agua y viguería, la misma que tuvo una corta vida antes de ser demolida. La primitiva catedral de la Ciudad de México empezó a ser construida en 1524 en el lado norte de la antigua “platea” o plaza prehispánica que seguramente albergó el gran tianquiztli de Tenochtitlán, mismo lugar que los españoles dejarían sin construcciones para que fuera la plaza mayor o de armas de la joven Ciudad de México. La traza de este primitivo templo tuvo una orientación poniente oriente, contrario al actual templo que va de sur a norte. Esto debido a una antigua creencia medieval que decía que los templos tenían que ver hacia tierra santa, el lugar donde nació, vivió y murió Jesús. El templo se levantó donde actualmente se encuentra el atrio de la catedral actual, incluyendo la banqueta e incluso parte del arroyo vehicular. Su fachada principal daba a la plaza y al palacio del Marqués de Oaxaca, título entregado a Cortés por el propio monarca Carlos V de España en recompensa por los servicios realizados para la corona. Hernán Cortés mandó levantar su nada modesta morada donde en algún momento se ubicó el Palacio de Axayácatl, padre de Motecuhzoma y Huey Tlahtoani de Mexihco-Tenochtitlán entre1469  y 1481. En ese mismo espacio se alojarían las huestes del conquistador Cortés después de haber entrado a Tenochtitlán por primera vez un 8 de noviembre de 1519.

Plano de la Plaza de Armas de la Ciudad de México, mediados del siglo XVI.

En sus inicios, la primitiva catedral destacó por su sobriedad, sin embargo cuando se realizó el tercer Concilio Provincial Mexicano en 1585 fue remozada en gran medida. Este conclave eclesiástico fue precedido por el arzobispo Pedro Moya de Contreras, el mismo que decidió contratar a los mejores artistas disponibles en la “Muy Noble y Leal Ciudad de México” para su remodelación y remozamiento. Este personaje, quien también fue Virrey de la Nueva España, instaló el Santo Oficio en estas tierras en 1571. Parte fundamental de esta remodelación fue la construcción de una nueva portada para el templo, la cual se conocería como la Puerta del Perdón. Los canteros que realizaron esta bella fachada con características renacentistas fueron Martín Casillas y Hernán García de Villaverde, quienes trabajaron bajo la dirección del famoso artífice: el célebre Claudio de Arciniega, vasco que ostentó el cargo de Maestro Mayor de la obra. Se le llamó la Puerta del Perdón debido a que cuando una persona la atravesaba lo primero que encontraba era una pintura del artista flamenco Simon de Pereyns titulada la Virgen de las Nieves o del Perdón. La hermosa pintura, la misma que se quemó durante el incendio que sufrió la Catedral Metropolitana en enero de 1967, obtuvo su nombre debido a que fue la condición que la Inquisición le impuso al artista para que se le retiraran los cargos que tenía y pudiera recobrar su libertad. Algunos de estos cargos tuvieron su origen cuando el pintor dijo públicamente “prefiero pintar retratos que santos”. Recordemos que en la segunda mitad del siglo XVI el Santo Oficio constantemente seguía los pasos de los hombres nacidos en Flandes y los Países Bajos debido a que en aquellas tierras el protestantismo se difundió velozmente teniendo una fuerte aceptación por sus habitantes. En 1568 Simon de Pereyns fue denunciado, por lo que fue encarcelado y torturado por la Inquisición, por lo que tuvo que acceder rápidamente a pintar una obra maestra a manera de “tributo” para obtener literalmente su perdón. Finalmente, la fachada fue inaugurada en 1585, de la misma forma que el finísimo coro tallado en madera por el escultor flamenco Adrián Suster. En las pinturas del retablo mayor trabajaron bajo una intensa presión y por varios meses, los pintores Simon de Pereyns y Andrés de Concha con el fin de que todo estuviera terminado para el Tercer Concilio Provincial.

Poco duró el esplendor del remozamiento de la primitiva catedral ya que para 1626 se empezó con las labores de demolición para dar cabida a la construcción de la nueva y monumental catedral que se había proyectado desde 1567 y cuya primer piedra se colocó en 1573. Estamos hablando que de una u otra manera ambas catedrales convivieron por más de 40 años, la antigua con su planta de cruz latina, con tres naves a la manera basilical, y la nueva siendo cimentada por 40,000 pilotes de madera a la usanza prehispánica. Sin duda lo mejor de ambos mundos fusionándose por motivos de la fé. Cabe mencionar que la parte norte de la catedral actual fue la que empezó a ser construida en dichos años, siendo finalmente terminada 1813 por el arquitecto valenciano Manuel Tolsá.

Por fortuna, la famosa Puerta del Perdón fue rescatada, ya que se consideraba un sacrilegio que fuera destruída, al menos este era el pensamiento del arzobispo Juan Pérez de la Serna. Por esa razón decidió reubicarla en el templo de Santa Teresa la Antigua, ubicada en la actual calle de Lic. Verdad. La principal razón de que se le otorgara a este templo se debe a que dicho arzobispo era protector de las monjas carmelitas, las cuales se establecieron en la Nueva España a inicios del siglo XVII. Como si fuera un rompecabezas gigante, se movió piedra por piedra, talla por talla a Santa Teresa la Antigua bajo la supervisión del cantero Manuel Sánchez a partir del 28 de junio de 1625. Muchos años después, el 14 de julio de 1691, se decidió mover nuevamente la antigua portada ahora al templo de la Purísima Concepción, el cual se encontraba adosado al antiguo Hospital de Jesús fundado por Hernán Cortés en 1524. Se firmó un contrato entre el bachiller Joseph Lombeyda y el arquitecto y cantero Juan Durán, donde este último se comprometía a llevar a cabo el traslado piedra por piedra de la sagrada fachada, así como labrar y colocar la representación de una escultura de Jesús Nazareno en un nicho de la estructura. Por este trabajo se le pagarían trescientos cincuenta pesos de oro, con lo cual contrataría “oficiales y peones”. Con éxito lograría Durán mover la portada al lugar designado, en el cual aún se mantiene como un símbolo inequívoco de la fé católica y de la habilidad de los canteros que trabajaron en ella. Incluso aún podemos disfrutar en un nicho al Cristo, que convaleciente, lleva una cruz sobre su espalda tal y como lo solicitó el bachiller Josheph Lombeyda. Cualquier transeúnte que camine por la calle de República del Salvador entre 20 de Noviembre y Pino Suárez puede observar la portada con más de cuatrocientos años de antigüedad, la misma que vio pasar a los más poderosos nobles novohispanos y a los más piadosos de los arzobispos de la Ciudad de México.

Foto del nicho donde se colocó la talla de Jesús de Nazaret cargando la cruz.

En la actualidad, poco remanentes y vestigios quedan, aparte de la portada, de la primitiva catedral de la Ciudad de México. Entre estas piezas podemos encontrar las basas o zócalos octagonales de piedra de chiluca que sostuvieron las grandes columnas del antiguo templo, las cuales están en la esquina sureste del atrio de la catedral. Es evidente que estas piezas se realizaron reutilizando las antiguas representaciones de deidades, serpientes emplumadas y altares que los mexicas realizaron para embellecer sus templos y palacios. Esto es evidente en una de estas basas ubicada dentro de la zona arqueológica de Templo Mayor, donde en su parte inferior se puede aún ver las estrías del vientre de una serpiente. También existen algunas ventanas arqueológicas ubicadas en el mismo atrio, donde podemos ver incluso lambrines realizados por Gaspar de Encinas el viejo, procedente de la población española de Talavera de la Reina. Dicho personaje fue el primero que cobró importancia al trabajar la cerámica vidriada de Talavera en la Nueva España. Después de revestir con estas hermosas piezas algunos detalle de la primitiva catedral, como escalones, capillas y guardapolvos, se mudaría a vivir a Puebla, donde fundaría un taller para enseñar los secretos de su oficio, el cual tendría gran aceptación y fama volviéndose la talavera la artesanía más famosa de dicha ciudad.

No cabe duda que hay todavía mucho que investigar sobre la primitiva catedral metropolitana, a pesar de la luz arrojada sobre su historia por investigadores como Toussaint, de la Maza y Guillermo Tovar y Teresa, falta mucho por conocerse. Precisamente a este último le dedico este breve texto por sus conocimientos en el tema.

Enrique Ortiz García

Agregar comentario